Grupos de What`s App para padres y madres.

El tema que nos ocupa hoy pretende aportar un punto de vista crítico sobre algo que se ha convertido en cotidiano, una herramienta normalizada y, cuyo uso, en determinados contextos puede resultar contraproducente para nuestros intereses.

Hablamos de los grupos de whats’s app para padres y madres.

Es asumido por todos que los grupos de what’s app constituyen una herramienta que permite compartir información e interactuar con varias personas al mismo tiempo. Todos tenemos un grupo de familia, un grupo con compañeros de trabajo, un grupo con amigos de la infancia, otro con amigos del gimnasio, etc.

En todos ellos compartimos información, ya sea relevante o no, que nos hace estar en contacto con dichas personas. Se convierte en una herramienta de utilidad para organizar acontecimientos, compartir opiniones, regalar felicitaciones e informar de cambios de última hora.

Todo esto puede resultarnos de útil, divertido en muchas ocasiones e incómodo en otras tantas, pero siempre de libre elección para participar.

Este contexto cambia cuando la herramienta se usa en el ámbito que rodea a nuestros hijos e hijas. Nos referimos a los grupos de what’s app para padres y madres de alumnos de una clase de primaria, de niños y niñas de un deporte de equipo o alumnos de conservatorios o academias de idiomas.

En estos casos la funcionalidad de los grupos de what’s app hace funambulismo sobre una fina cuerda que separa la utilidad como herramienta de seguimiento y la usurpación de la autonomía de los menores.

Nos encontramos con padres que conocen las tareas de clase que tienen que realizar a diario sus hijos, madres que saben los horarios de entrenamiento y la disponibilidad de otros niños para asistir. Vemos como dentro de un grupo de what’s app hay padres que conocen las incidencias de otros menores, las notas, las faltas de clase, los días que asisten a entrenar, etc.

En todos estos casos estamos cometiendo graves errores, los cuáles perjudican seriamente a nuestras hijas e hijos.

El menor rápidamente se  amolda a las circunstancias que le rodean, llevar la tarea hecha se convierte en una obligación de los padres, puesto que la conocen, e instigan al menor a que la realicen, dejando a un lado el desarrollo imprescindible de la autonomía  para el correcto registro y cumplimiento de sus propias obligaciones por parte del menor.

los-grupos-de-whatsapp-1

Niños y niñas no saben sus horarios de actividad extraescolares, puesto que son los padres los que gestionan su tiempo, su ropa para entrenar, incluso facilitan la supervisión de otro padre que acompaña siempre a dichas actividades.

Padres utilizan la información vertida en dichos grupos sobre otros menores para realizar comparativas que, ya sean por exceso o defecto, resultan estresantes para nuestros hijos.

Madres y padres hacen cómplices a sus hijos de excusas de adultos para con otros adultos, provocando en éstos conflictos sobre lo correcto o la relevancia de aspectos que no la tendrían como no querer recoger a otro niño en coche.

Necesitamos una sociedad comprometida con la autonomía en lo referente a la educación de nuestros hijos e hijas, necesitamos adolescentes capaces de organizarse, capaces de tomar decisiones importantes, capaces de priorizar a diario, necesitamos padres y madres que sean capaces de mantener un seguimiento en el cumplimiento de obligaciones de sus hijos sin interferir en el correcto desarrollo de su autonomía, utilizando recompensas y consecuencias como herramientas de control.

Todo esto se consigue dejando que nuestro hijo lleve las tareas sin realizar y asuma sus consecuencias, delegar en ellos la gestión de su tiempo siguiendo unos parámetros. Estos logros comienzan cuando reducimos la cantidad de información que manejamos sobre otros menores y reduciendo el control instantáneo sobre nuestros hijos.

 

En resumen, con esto no pretendemos criminalizar estos grupos de what’s app, queremos hacer un punto y seguido que nos permita replantearnos el uso de ciertas herramientas que normalizamos, y que pueden estar resultando negativas para nuestro interés, el de nuestros hijos e hijas y por ende, el interés general.

 

Los amantes de la cocina saben que tan importante es la calidad del ingrediente como respetar el correcto proceso de elaboración, el método, el tiempo, la cantidad y sobre todo, el cariño.