Psicología Burguillo

No derribaremos muros por ti; aprenderás a hacerlo por ti mismo

Category: Ansiedad y Depresión

Protocolo de intervención ante una crisis de ansiedad en menores

Este protocolo de intervención ante una crisis de ansiedad en menores es de elaboración personalizada.

Es un ejemplo del trabajo que realizamos en consulta a demanda. En este caso se trata de un menor con ansiedad generalizada.

Las indicaciones deben servir únicamente de guía, ha sido confeccionado para unas necesidades específicas, aunque sí comparte los conceptos más generales en este tipo de intervenciones.

Protocolo Int. crisis ansiedad en menores. PSICOLOGÍA BURGUILLO

Ansiedad ¿qué es? ¿cómo la identificamos?

ansiedadAnsiedad, esa gran desconocida experimentada por todos. La confundimos con depresión en los niños, la vivimos como estrés en la adultez, la ocultamos y llevamos al límite en los ámbitos más variopintos.

Enmascarada, obviada, aprisionada o cultivándose, pero presente, la ansiedad generalizada es la alteración del estado de ánimo que más incidencia tiene en nuestra población actual. El estilo de vida, la alimentación, los hábitos en las relaciones, podemos encontrar su causa en cualquier aspecto de nuestro día a día. La mayoría de nosotros hemos experimentado en alguna ocasión la necesidad de que “algo termine”:

“es como algo que me comprime el pecho, me deja sin aliento, no veo salidas, y crece como si estuviera en una espiral”

“quiero salir corriendo de dónde esté”

“comienza con un dolor de barriga y acabo paralizada llorando, sin saber qué va pasar”

“siento miedo, mucho miedo, me preocupan las cosas, ¿eso no es malo verdad? Aunque me preocupan cosas que a la gente normal no le preocupan, y eso me asusta más”

 

Leyendo estas verbalizaciones, vemos reflejada la triada cognitiva dónde se alimenta la ansiedad. Pensamiento-emoción-conducta. Lo que comienza como un pensamiento aislado, empieza a tomar forma para generar un estado de ánimo alterado, provocando el estrés que sentimos incluso en el plano físico.

Rápidamente aprendemos mecanismo de autorregulación para poder controlar dicho estrés, desarrollamos conductas, casi siempre desadaptativas, para poder afrontar las situaciones o los pensamientos estresantes. Estas conductas pueden provocar que acabemos abandonando actividades que un día nos eran agradables, que hagan imposible el desempeño de obligaciones, o incluso que tiren por tierra relaciones con iguales.

Es entonces cuando sufrimos los efectos de la ansiedad.

Identificar a tiempo los estímulos estresores que alimentan la ansiedad, adquirir mecanismos de afrontamientos saludables y desarrollar habilidades para controlar el estrés es fundamental para salir indemne de esta alteración  del estado de ánimo.

Vivimos en una sociedad que viaja en forma de borrasca a altas velocidades, que no respeta las necesidades afectivas de los individuos que la forman. Vivimos en un carrusel de preocupaciones, precipitadas como lluvia, que no nos permiten detenernos a analizar cómo nos sentimos y capacitarnos para afrontar las inclemencias del tiempo.